ANGER TEARS

Anger Tears

ANGER TEARS se formó en 1988 a partir de algo tan típico como es la mezcla de unos chavales de 13-14 años enbrutecidos con el heavy metal, guitarras prestadas y radiocasettes que hacían sonar a tope hasta que sus familiares comenzaran a volverse locos. La nota distintiva, en este caso, se dió en que dos de ellos eran hermanos (Alfonso y Raul Serrano, Voces y guitarras) y el otro (Gonzalo Cuesta, bajo), el vecino de la puerta de al lado. Gracias a esto las horas juntos fueron muchas y las broncas con los vecinos… inexistentes. Finalmente encontraron en otros dos amigos, Pablo (voz) y Quique (batería, D.E.P), el resto de elementos necesarios para empezar. El primer concierto fue en el instituto de La Salle en mayo de 1990, tocando unas versiones de Metallica.

Ya en enero de 1991, con algún tema propio y con Pedro Terán a la batería, el grupo volvió a tocar y ya no paró hasta 1996-97… Entre medias de esos puntos temporales Pedro se fue y Carlos Faro se unió al grupo. Fue una época de mucha diversión y horas de ensayo en un chamizo que tenía Carlos en Puente Arce, donde bocadillo y cocacola de 2L en mano se pasaban los sábados. Con el enésimo cambio de batería llegaron a un importante punto de inflexión en la historia del grupo: La llegada de Quique Navarro a la batería en 1992. Quique era un músico mayor que Gonzalo, Raul y Alfonso, además de mucho más experimentado, pues tocaba con un grupo referente de la época en Cantabria, Wictoria. En aquel momento ya había unos cuantos buenos temas de thrash metal y él aportó la solidez y seriedad que faltaban.

AngerTearsCensored_OficialRGBEn 1993 grabaron la maqueta “Censored”, muy celebrada por el público y la crítica underground, con 7 temas de un thrash metal rápido, técnico en la onda americana (Megadeth, Sacred Reich, Forbidden, Vicious Rumors…). Con “Censored” como carta de presentación se llegó a la final de varios concursos, entre ellos el mítico Villa de Bilbao en 1996. En palabras de Quique, era época de “Matar o morir” tocando. Especialmente recordados son los conciertos en el “Up” (Santander), donde se llegaban a juntar casi 300 chavales que hacían colas para hacer mosh. Las paredes de ese garito sudaron lo indecible durante aquellos días, cuando bandas como Mordor, Dressed in Black o los mismos Anger Tears, compartían conciertos y una gran amistad entre ellos, la cual, dura hasta hoy día.

Poco a poco la actividad del grupo fue cesando hasta quedar en dejarlo. La relación entre todos ellos sigue siendo excelente, y han seguido ligados a la música: Alfonso en Bifrost y Mordor, Raul en Banshee y La Fuga, Gonzalo en Atotaho y Quique en Imperfectus Bultus. ANGER TEARS forman parte de ese gran número de bandas que marcaron otra época (gloriosa o no), en la que se disfrutaba la música de forma distinta, en la que no había otra forma de saber cómo sonaba una banda si no era acudiendo a un concierto o pillando sus maquetas. Para todos aquellos que no vivisteis esa época o para los que tenéis aquellas cintas totalmente desgastadas… “Censored”.

Entrevistas:

Necromance magazine
Metalbrothers.es

Reviews:

MetalKorner.com
Soulgrinder ‘zine
La muerte tenía un blog 
Diario de un Metalhead
Noizz webzine
Necromance magazine
MetalBrothers.es
La mirada negra
Ruido Noise Blog